Montando a Pau Garcia-Milà

| Comments

Hace apenas unas semanas, en un diario nacional español, aparecía un escrito inquietante, al menos a simple vista, sobre algunos puntos discutibles alrededor del ya más que conocido emprendedor Pau Garcia-Milà.

Post original

Para los interesados, decir que el propio Pau respondió días más tarde en su blog, respondiendo a ciertas afirmaciones.

Respuesta de Pau

En dicho escrito, se analizan algunos de los puntos importantes y críticos por los que nuestro protagonista ha pasado durante los últimos años, dejando al lector la tarea de leer a simple vista un gran elenco de comentarios de algunas personas cuya opinión se les fue requerida, entiendo yo.

Antes de todo decir escuetamente que yo recuerdo a Pau en sus inicios, cuando empezó a ser un personaje público. Añadir también que, tras un tiempo teniéndolo en mi top of mind como referencia y recordándolo como simplemente, brillante, y por alguna razón que no logré entender durante mucho tiempo, pasó a ser mi vende-humos favorito.

Éste no ha hecho nada. Solo habla de ideas. Yo también tengo muchas ideas! Mirad! Un percebe con alas! Fundemos una empresa que se llame Engonga associated y conquistemos el mundo. Ah, no, esperad, que con una idea uno no tiene ni para empezar… Nada, vuelvo al mundo real, en mi sofá de pensar.

Pero gracias a Dios, a veces en la vida te encuentras a grandes personas que te bautizan de golpe como ex-hater, y te das cuenta que el odio es, habitualmente, proporcional a la envidia, y quién mejor que una persona a la que envidias para empezar a admirar.

He aquí mi pequeño paso hacia la redención relativa. Mi objetivo, la completa madurez. :)

Reflexiones

En este post, y como persona emprendedora que creo ser, añado algunas respuestas a comentarios del post original sin entrar demasiado al detalle.

Ha empezado cosas, pero no ha terminado ninguna. Son habilidades distintas. Creo que es un grandísimo comunicador y tiene éxito con eso, pero como emprendedor no lo ha demostrado

En realidad esta frase es la que más me duele a mi, como emprendedor que soy. Hace un poco más de un año y medio que trabajo en un proyecto, y siento decir que, por ahora, no he demostrado nada a nadie. ¿Eso me convierte en menos emprendedor?

Trabajo un mínimo de 80 horas semanales en un proyecto de código libre de índole internacional, llevo una comunidad de desarrolladores Web local cuyos eventos son referenciados en todo el mundo, tengo unos cuantos proyectos personales también de código libre utilizados en multitud de empresas reales, y en el tiempo más libre de mi tiempo libre, soy ponente en eventos alrededor del globo.

¿Demostrado? Si se refiere a si he vendido alguna empresa por 20 millones de euros, pues no… ¿Emprendedor? Hombre, pues creo que algo si, ¿no?

Debo decir con gran aplomo que ningún emprendedor tiene que demostrar nada a nadie para serlo, y es que la palabra emprendedor, uno, se la gana con el trabajo y el sudor, no con los éxitos (y menos midiendo los éxitos en cifras o en rondas de inversión).

Emprendedor es el que crea sitios de trabajo, el que crea equipos sanos y empresas con ideales humanos. Emprendedor es quien no se rinde a pesar de sus innumerables fracasos. Emprendedor es el que tras un “No lo vas a conseguir” ve un “Debes conseguirlo”.

Emprendedor es quien persigue lo que todo el mundo ha dejado por imposible.

Está claro que Pau es un gran comunicador y también está claro que ha tenido éxito con ello, pero seamos realistas y no nos dejemos llevar por la envidia y el descontrol: Un chico que a los 28 años ha tratado de levantar 3 empresas (la cuarta recientemente) y haya vendido una, cuales fueran las condiciones de dicha transacción y cuya información no me interesa en absoluto, absolutamente nadie puede tacharle de no ser emprendedor (evidentemente mencionar sus libros, charlas y todo el ecosistema que ha creado alrededor).

Yo me quito el sombrero, al menos, por haberlo intentado.

Pero está claro que es más simple y fácil entrar en la crítica destructiva y sensacionalista. Nos alimenta mucho más el ego interior y nos hace sentir más fuertes a nosotros, seres iluminados. Pero la realidad es que tras la fachada de un comunicador como Pau hay, en la mayoría de los casos, una mente brillante y un trabajo constante. Otra cosa es tener interés en conocer este trabajo y valorarlo como se debe.

Que difícil es hacer esto.

pero hay grandes emprendedores en España que son menos mediáticos. Mi experiencia me dice que el éxito de un emprendedor es inversamente proporcional a sus seguidores en Twitter. No suele ser mediático.

El número de seguidores que tiene una persona en Twitter es directamente proporcional a varios elementos, como el campo en que esta persona haya decidido ser emprendedor (no es lo mismo un químico que un informático) o el carácter comunicativo que dicha persona tenga en su personalidad (No es lo mismo una persona expansiva y sociable que una persona itrovertida y tímida).

Algunos ejemplos rápidos.

  • Bill Gates, co-fundador de Microsoft, 21.8 millones de followers
  • Steve Wozniak, co-fundador de Apple, 402 mil followers
  • Elon Musk, fundador de Tesla y PayPal, 2.06 millones de followers
  • Jimmy Wales, fundador de Wikipedia, 110 mil followers
  • Charles W. Hull, inventor de la impresora 3D (nada, es posible que solo revolucione el modelo industrial en los próximos años)… 0 followers
  • Steve Chen, co-fundador de Youtube, 3599 followers

Podría seguir, pero carece de sentido categorizar a estos emprendedores como ejemplos de qué es tener poco éxito… Personas como ellas hacen que la sociedad avance en campos como la medicina, la tecnología o el bienestar.

Evidentemente esto no quita que hay emprendedores de éxito abismal que, por decisión propia, han preferido quedarse en segundo plano en temas sociales. Y esta es una decisión igual de factible, correcta e indiscutible que cualquier otra.

Tenemos que animar con credibilidad. Lo bueno es que nos fijemos en los que ya han tenido éxito, porque es lo que cuenta: si no, se genera la sensación de que esto no es serio

Comentario propio del que lo tuvo todo muy fácil.

Precisamente la gente necesita ver a personas que lo intentan a pesar de que las cosas van en contra, y aceptar que fallar nos hace aún más humanos. La credibilidad se demuestra con los caminos que uno hace a lo largo de su vida, la credibilidad la marca la honestidad y la ley del esfuerzo, sea cual sea el resultado final.

Adjudicar seriedad al grado de éxito es, a mi parecer, una falta de respeto para los que aún no hemos conseguido nada, aún lo intentemos con todas nuestras fuerzas. Y lo que me parece más grave, me parece una falta de respeto innecesaria, un comentario fuera de lugar y una doctrina tóxica para una sociedad desanimada y desorientada como es la nuestra.

Reflexión, por favor.

Conclusión

Emprendedor, no emprendedor. Da igual, lo importante para una sociedad es el esfuerzo. Hable en público, tenga seguidores en Twitter o toque la pandereta con los ojos cerrados y en sol sostenido, son elementos personales, injuzgables más allá de uno mismo, y menos cuando el impacto social es positivo, mires por donde lo mires.

Repito una frase con la que empezaba mi post dado que encuentro interesante y reveladora.

el odio es, habitualmente, proporcional a la envidia, y quién mejor que una persona a la que envidias para empezar a admirar

Mi consejo siempre es el mismo. Que el miedo a intentar cosas no os impida no hacerlas, y que simplemente os hagan más cautos. No os dejéis llevar por la mediocridad social a la hora de juzgar a personas que trabajan por su futuro y sed críticos más allá de 4 medios de comunicación de intenciones puramente marketinianas.

Dicho esto, sed felices y volad cometas.

Comments